Discurso de Apertura a la Reunión Constitutiva de la Academia de Geografía y Ciencias, ac.

Publicado en por Sociedad Mexicana de Teoría

Boletín AGC Nº 1

Discurso de Apertura

Reunión Constitutiva de la Academia de Geografía y Ciencias, ac.

 

México, D.F; a 18 de octubre de 1980.

 

 

Apreciables y estimados maestros y colegas;

Dr. Juan Soto

Presidente del Colegio de Geógrafos

Mtra. Dolores Riquelme de Rejón

Presidente de la AMGP

Dr. Carlos Sáenz de la Calzada

Presidente de la UGPM

Lic. Francisco Hernández Hernández

Coordinador del Colegio de Geografía

Maestros que nos han hecho el honor de acompañarnos,

Colegas miembros de la Academia de Geografía y Ciencias, ac;

Compañeros todos.

 

 

Nuestra vida estudiantil con todas sus vicisitudes, prácticamente ha culminado.  Ha llegado a su término nuestra formación académica básica, ha llegado a su término también esa formación a base de audaces y traspiés que oscila entre el insultante atrevimiento y la risible osadía, que caracterizan al buen estudiante.

 

Nuestro azaroso desarrollo nos ha llevado a la inconsecuente radicalización política y traído a una incipiente madurez, en que se conjugan la audacia estudiantil y la responsabilidad profesional, dando origen, ya a fines de 1978, a la firme idea de conformar una Asociación Profesional, idea desarrollada en una serie de proyectos a lo largo de 1979, y que tiende a estructurar a dicha Asociación en un largo proceso que culmina en esta ocasión, con la Reunión Constitutiva de laAcademia de Geografía y Ciencias, ac.

 

En general, la cuestionante fundamental e inmediata para todos aquellos que enfrentamos la idea, ha sido el por qué de una nueva Asociación, de una Asociación más.

 

Ya en su momento dicha cuestionante nos hizo vacilar al grado de cancelar el proyecto con motivo de la formación del Colegio de Geógrafos, afortunada situación que nos permitió dar respuesta firme al entredicho mencionado, lanzando de viva voz a los cuatro vientos: que surjan diez, cien, mil agrupaciones más de geógrafos que produzcan lo que difícilmente producirá un geógrafo aislado; sin temor a duda podremos asegurar entonces que la Geografía avanza.  A partir de ese momento nos quedó clara la idea de que la necesidad e importancia de la Asociación y de lo que esto habría de representar, en específico para un par de singulares generaciones; esto es, la necesidad de asociarnos para ampliar y profundizar nuestras perspectivas profesionales; la importancia de plantearnos y facultar la producción de un pensar y un quehacer geográficos como una continuidad más profundamente desarrollados de nuestra evolución colegial; representando específicamente un medio para reintegrar a sendas generaciones valiosas.

 

Esta suma de partes, sin embargo, no conforma ni integra el contenido del ideal como un todo que nos mueve.  Empero, si hubiese que delinear ese ideal, sólo lo sería en el sentido lato de nuestra razón de ser: la Geografía.

 

Entendidos del valor d estas nociones, no aspiramos a ser un lugar cuantitativo, deseamos que esta Asociación se distinga por su trabajo.

 

Que este trabajo responda al compromiso signado en la denominación de esta Asociación, el cual se finca en raíces que ahondan en la historia, cuando ya en el pensamiento de Hecateo, Crates, Dicearco, se balbuceó la Geografía como ciencia, viendo la luz como tal en los jardines del Dios de los filósofos: Academos, a quien en su honor se fundan la primeras escuelas de la ciencia: las Academias; siendo la más famosa, por la aplicación de un mayor rigor científico, la dirigida por quien habría de ser ya el padre de la Geografía como ciencia, con quien se habría de sistematizar ya el conocimiento de la Tierra, a la medición de su circunferencia, el custodio de la Gran Biblioteca de Alejandría: Eratóstenes.

 

Fue en la Academia de Eratóstenes donde se prepararon los científicos  de la talla de un Aristarco, de un Arquímides, de un Euclides, de un Ptolomeo; no necesariamente todos geógrafos.

 

De ahí la denominación de nuestra Asociación como Academia, en honor a la Academia de Eratóstenes y al rigor científico de los clásicos; y como Academia de Geografía y Ciencias, ya por nuestra razón de ser, ya porque en la Academia de Eratóstenes se desarrollaron también diversas ciencias.

 

Largo ha sido el andar antes de llegar a Este día, pero las bases han sido echadas; mediante esta función que aquí significamos, nos proponemos en adelante, llegar a brillar con luz propia.

 



Etiquetado en Antecedentes

Comentar este post